Insólito: el bono de 5000 pesos que el Gobierno anunció con bombos y platillos, y que debería servir para atenuar el brutal impacto de la inflación sobre los bolsillos de los trabajadores, pagará el impuesto a las Ganancias. Así las cosas, para muchos empleados no significará prácticamente nada en sus ingresos reales. 

"Es un concepto que se considera no remunerativo desde el punto de vista previsional, pero impositivamente se paga", explicó el tributarista César Litvin, titular del Estudio Lisicki, Litvin & Asociados en diálogo con radio La Red.

"No hay ninguna ley que cambie el Impuesto a las Ganancias o que diga que no se paga", agregó.

En la actualidad más de 2 millones de personas pagan Impuesto a las Ganancias. El tributo alcanza a trabajadores solteros sin hijos que ganan más de $ 29.855 y a casados con dos hijos menos de 18 años que perciben $39.495 netos mensuales. En campaña electoral, en 2015, Mauricio Macri había asegurado que ningún trabajador iba a pagar ese impuesto. "Es una estafa a los trabajadores", prometió. 

Litvin explicó además que el impacto del bono en el Impuesto a las Ganancias será menor en el caso de que se pague en varias cuotas. "Va a depender de cómo se paga, si se va cuotificando o no", advirtió.