El empresario Ángelo Calcaterra se presentó a los Tribunales en el marco de la causa de los "cuadernos de la coima". Cercano a su primo Mauricio Macri, Calcaterra reconoció pagos pero aseguró que fueron destinados a las campañas electorales del kirchnerismo. No corrió la misma suerte que otros empresarios y quedó en libertad. 

Además, el empresario aseguró que "obligado" por ex funcionarios kirchneristas a realizar aportes, muy por debajo de lo asegurado por el ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno. Calcaterra habló de pagos de 100 mil dólares y Centeno se refirió a 11 millones. 

Entre lo soprendente de la situación, sobresale que Calcaterra aseguró que aportó a la campaña presidencial de Daniel Scioli, en la que competía nada menos que con Mauricio Macri, su familiar y aliado en el grupo empresarial. Calcaterra fue el hombre fuerte de IECSA durante mucho tiempo. 

El caso de Calcaterra es similar al de Paolo Rocca, de Techint. En ambos casos aparecen mencionados en los cuadernos, junto a otros empresarios. Sin embargo, ni Calcaterra ni Rocca fueron demorados ni un minuto, como sí ocurrió con otros empresarios que están detenidos. Una Justicia a la carta.