El ex presidente Mauricio Macri parece empecinado en un relato cada vez más insólito. Ahora aseguró que el tema de la deuda no hubiera sido un problema si ganaba la elección de 2019. La pregunta que surge obvia: ¿Por qué no la arregló durante su primer mandato? ¿Por qué terminó su gestión con cepo y default?

“Si ganábamos la elección, arreglábamos la deuda con el FMI en cinco minutos”, aseguró Macri en una nota con Juana Viale que por supuesto no repreguntó nada. Macri solo puede enfrentar entrevistas tremendamente complacientes.

"Me da tristeza que algunos le creen al kirchnerismo sobre lo que dicen del supuesto endeudamiento", insistió Macri. El ex mandatario no quiere que la realidad se interponga en sus sueños. Los hechos lo desmienten: en 2018 el país tomó el crédito más grande en la historia de ese organismo. Hoy, Argentina es el principal deudor del FMI por escándalo. Hacía más de 20 años que Argentina no tenía relaciones con ese organismo.  

"Si nosotros ganábamos la elección, antes del 10 de diciembre ya habíamos arreglado la deuda con el fondo. Nosotros cuando tomamos la deuda, presentamos el plan. Pero como estaban las elecciones de por medio, muchos no querían extender hasta saber quien iba a gobernar", insistió ante la mirada risueña de su entrevistadora.