El editor del diario Clarin Ricardo Roa salió a tomar distancia del Gobierno de Mauricio Macri y aseguró, insólitamente, que ese medio no fue durante los años de Cambiemos "oficialista ni opositor".

En diálogo con FM La Patriada, intentó explicar, de modo muy ambiguo, la actitud de Clarín: "La línea del diario intenta expresar, desde el punto de vista editorial, una posición que no es una actitud de oposición ni tampoco es de oficialismo. Clarin ha tenido, a lo largo de estos años, un comportamiento, a mi modo de ver, más allá de las criticas que puede suscitar o las miradas o las diferencias, que son obvias, que se basan, básicamente, en un criterio editorial", aseguró uno de los hombres más cercanos al empresario Héctor Magnetto.

Como suele hacer Clarin, desde el medio se quejaron por la pauta: "¿Si Clarin recibió mucha plata? No, no recibió. El macrismo prefirió transferir una mayor cantidad de dinero a los medios digitales en desmedro de los medios de prensa", aseguró. Nada dijo sobre el fenomenal negocio que le permitió Macri y que tiene que ver con la fusión entre Cablevisión y Telecom. Mejor no hablar de ciertas cosas. 

Sin ponerse colorado, el hasta ayer ultramacrista, Roa siguió: "Ha caído de forma gradual al cantidad de dinero que el gobierno puso en todos los medios, no es qué incrementó. Si vos analizas el comienzo del Gobierno de Macri, lo que destinaba la pauta publicitaria y lo que destina este año, vas a ver que hay una diferencia muy importante en desmedro de los medios, no a favor de los medios".

Con la casi segura derrota de Macri, Clarín sale ahora a hacer lo que mejor sabe: esto es, tomar distancia del derrotado para acomodarse a los tiempos que vienen. De manual.