Un disparo en el estómago del diputado del Frente de Todos Miguel Arias puso en jaque las elecciones provinciales en Corrientes, donde el domingo se elige gobernador. El mandatario provincial de Cambiemos, Gustavo Valdés, salió a decir rápidamente que se trató de "un demente", aunque no aclaró de dónde surge esa afirmación. 

Mientras tanto, el peronismo le pidió al gobierno provincial que aclare "inmediatamente" la "gravísima situación". Cerca del lugar donde esta Arias había pasado una caravana con militantes macristas. ¿Fueron ellos los que dispararon? Nadie lo sabe. 

Mientras tanto, desde Juntos por el Cambio a nivel nacional optaron por el silencio. Ni Mauricio Macri, ni María Eugenia Vidal, ni Patricia Bullrich, ni Horacio Rodríguez Larreta decidieron decir nada ni repudiar el hecho. ¿Por qué? Parece que un disparo a un diputado peronista no afecta a la República...

Por su parte, el candidato a vicegobernador del FdT Martín Barrionuevo aseguró: "Necesitamos saber cómo sigue la investigación, que dejen de esconder la realidad con versiones que se superponen, que se manejen sin especulaciones", exigió ante la gravedad de los hechos. Mientras, Arias fue intervenido en un hospital local y se encuentra fuera de peligro.