Por inexistencia de delito el Tribunal Oral hizo lugar al pedido de la fiscalía y sobreseyó a cada uno de los 18 procesados que debía juzgar por supuestos delitos en el llamado "Plan Qunita". La causa que investiga el programa de provisión de kits para recién nacidos. En ese orden, los jueces Adrián Grunberg, José Michilini y Ricardo Basílico ordenaron además levantar los embargos que había dictado en el caso el fallecido juez federal Claudio Bonadio.

La decisión de los jueces del Tribunal Oral Federal 8 benefició a exfuncionarios del gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como Aníbal Fernández, Daniel Gollan y Nicolás Kreplak -estos dos últimos actuales autoridades de Salud bonaerenses-, entre otros y a empresarios que proveyeron los insumos para el kit, según el fallo al que tuvo acceso Télam.

El Tribunal resolvió dictar los sobreseimientos luego de un dictamen de la fiscal de juicio Gabriela Baigún, a favor de hacer lugar a la excepción de falta de acción por inexistencia de delito.

Esta decisión se tomó a raíz de una pericia ordenada en la llamada "instrucción suplementaria" preparatoria del juicio oral que dio como resultado que no hubo perjuicio para el Estado Nacional.

La fiscalía "entendió que la nueva prueba incorporada a la causa" permitía "descartar que la Licitación Pública Nacional nº 4/2015 hubiera generado un perjuicio económico al Estado Nacional, como así también que el procedimiento licitatorio hubiera estado direccionado en favor de las empresas adjudicatarias", recordó el Tribunal en su fallo al que tuvo acceso Télam.

Además, la fiscal mencionó que, si esos peritajes técnicos y contables que ordenó el Tribunal Oral se hubiesen realizado durante la investigación del caso, éste no habría llegado a etapa de juicio.

La causa se abrió a raíz de una denuncia de Graciela Ocaña y fue impulsada por el fiscal federal Eduardo Taiano.