En un clima de feroz ajuste llevado adelante por el gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, los médicos del Hospital Rossi denunciaron que el tomógrafo con el que realizaban cerca de 25 estudios diarios dejó de funcionar hace dos meses. En consecuencia, comenzaron a juntar firmas para exigir a la gobernadora y al ministro de Salud, Andrés Scarsi, que compren un tomógrafo nuevo.

En este marco, el personal del Rossi, que semanas atrás debió suspender todas las cirugías por falta de insumos de sutura, enfrenta nuevamente una compleja realidad, que desnuda la crisis estructural que atraviesan muchos centros asistenciales de la provincia.

Según publicó Pagina 12, el médico cirujano y representante del gremio CICOP, Manuel De Battista, explicó que la máquina es “un insumo básico para un hospital interzonal de derivación provincial, como el Rossi” y que los profesionales se ven obligados a trasladar a los pacientes, muchos de ellos en estado crítico, a otras dependencias a hacerse los estudios correspondientes, principalmente a los hospitales San Martín, San Roque de Gonnet y Larrain de Berisso.

Los trabajadores advirtieron en más de una oportunidad a las autoridades provinciales sobre las fallas que estaba teniendo el tomógrafo, pero nunca lo arreglaron. “El tema es que se rompe, le hacen un emparche, funciona una semana a media máquina y se vuelve a romper otros dos meses”, relató Battista, quien destacó que la situación se agrava, sobre todo, porque hace dos años incorporaron el servicio de emergencias del SAME, que lleva “pacientes traumatizados de la calle todo el tiempo”, pero los médicos no cuentan con “las herramientas necesarias para responder a estas demandas”.

Según Battista, esta “grave situación” se replica también en toda la región. “El tomógrafo del Hospital de Niños también está roto y el del Hospital de Romero funciona a 'media máquina' porque le falta un aire acondicionado”, puntualizó.

"Hace ya dos años que el tomógrafo del hospital no funciona adecuadamente y ahora ya no funciona más. Un hospital de derivación provincial, con pacientes críticos internados no puede seguir sin tomógrafo. Apóyanos con tu firma, la salud no puede esperar”, dice el mensaje de la campaña que iniciaron los médicos del Rossi.

Las personas que quieran sumarse a petitorio para comprar un nuevo tomógrafo deberán ingresar a la página change.or.