Con el objetivo de posicionarse como candidato de cara al año electoral, a pesar de que muchos referentes de Juntos por el Cambio lo quieren jubilar, el ex presidente Mauricio Macri anunció en sus redes sociales el lanzamiento de una Fundación a la cual le puso su nombre (sic) y que tiene como objetivo “promover una educación de calidad”.

Sin ningún rol claro en la presidencia de la fundación FIFA, cargo que le regaló su amigo Gianni Infantino, ahora el ex presidente busca no perder protagonismo en un año electoral y lanzó su fundación en medio del debate del retorno a las clases presenciales.

"Hoy es un día muy especial para mí y todo el equipo que me acompaña porque presentamos la fundación que lleva mi nombre. Desde la nueva Fundación Mauricio Macri nos dedicaremos a trabajar en distintos proyectos e iniciativas, entre ellos, muy especialmente, sobre programas e incentivos para promover en el país una educación de calidad.", escribió en su cuenta oficial.

Ante el anuncio, infinidades de comentarios de usuarios le recordaron a Macri el brutal ajuste en la educación pública, con el cierre de escuelas y la falsa promesa de la construcción de los 3 mil jardines de infantes, que llevó adelante durante su gobierno, como así también la tristemente célebre frase de “quienes tuvieron que caer en la escuela pública".

Mientras los gremios docentes debaten las mejores condiciones para la vuelta a las aulas, y que no ponga en riesgo sus vidas y las de sus familias, Macri acudió a un libreto conocido de Cambiemos y apuntó. "La educación no puede ser un tema sólo de los docentes, de las efímeras autoridades que gobiernan, y muchísimo menos de los sindicatos. Es un tema fundamental de cada familia, que sabe que el destino de sus hijos dependerá de cuánto aprendan en su escuela", publicó Macri.

Además, el referente de Juntos por el Cambio, cuestionado por sus aliados en el espacio, criticó al gobierno de Alberto Fernández por la supuesta crisis en materia educativa.  “Reconozcamos algo de una vez: no estamos así por la pandemia. Estamos así por la impericia del gobierno que tomó una secuencia de decisiones erradas en casi todos los temas que nos hicieron perder un año completo de escuelas. El daño causado sobre los alumnos es imperdonable y tal vez irreparable", manifestó y omitió la labor de miles de docentes a lo largo del país que continuaron con contenidos virtuales durante la pandemia en articulación con las familias.

Sin dudas, el mensaje de Macri apunta a provocar un descontento en los padres y familias de alumnos y generar un escenario de confrontación con los docentes, y sus representantes gremiales, en lo que sería un tiro por elevación al gobierno nacional que tiene buen diálogo con el sector educativo, uno de los más golpeados por las políticas de Cambiemos en su paso por la Cara Rosada. 

Mientras tanto, el gobernador Axel Kicillof confirmó que las clases comenzarán el 1 de marzo en un esquema que combine presencialidad y virtualidad acorde a la realidad de cada escuela. En síntesis, Macri se lanza al escenario político con marketing de cotillón en un tema donde no tiene nada positivo para mostrar.