Tras la publicación por parte de la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, del listado de personas involucradas en el espionaje ilegal durante la gestión macrista Luis Majul, que es uno de los periodistas que están en dicha lista, sostuvo: "ojalá que esto no sea una opereta" del kirchnerismo.

"Les anticipo: si esto es una venganza porque yo en mi carácter de periodista publiqué, porque tenía el interés público, escuchas de Cristina y Parrilli que fueron ilegales, se le va a ver el hilo al títere. Yo no tengo ningún problema, publiquen todo lo que tengan que publicar, pero ojalá que esto no sea una opereta, que sea de buena fe", subrayó de manera insólita.

Majul, que fue uno de los periodistas más beneficiados por la pauta oficial durante el macrismo, manifestó: "Según esta denuncia, nos pincharon no ya los teléfonos, los mails. A mí ya me pincharon teléfonos, mails, lo único que me faltan es que un día vengan y me pinchen la cabeza para ver qué tengo adentro".

"Le pincharon los mails a un montón de gente. Hablé con mis abogados, mañana mismo me voy a presentar como querellante. Como es tanta gente que se va a presentar como querellante como yo, va a tener acceso a la causa y sigo sospechando y yo soy periodista y pienso mal", agregó.

Recalcó que de esta manera los dirigentes del Frente de Todos  "van a tener acceso al contenido de los mails”. “Van a empezar a revolear mails y van a decir 'ah la fuente puede ser cualquiera'", manifestó.

Y se excusó: "No estoy defendiendo a Gustavo Arribas ni a la AFI, que se defiendan solos". "Pero cuidado con estas operetas, porque yo de alguna manera los estoy viendo. Con la gente que hablo del Frente de Todos, me dicen que si hay algo que le molestó a Cristina Kirchner es que se publiquen las escuchas. Porque se la vio tal cual es", añadió. Por último, concluyó: "La pandemia puede tapar una parte, cuando se termine la pandemia viene todo junto. Quieren garantizarse la impunidad, así no lo van a poder hacer", dijo en su programa.

Fuente: Política Argentina