El ex presidente Mauricio Macri contó en su libro "Primer tiempo" cómo fue que convenció a Gustavo Arribas para conducir la AFI, que se ocupa del espionaje en Argentina. Se sabe: Arribas no tiene nada que ver con ese rubro y su trayectoria está marcada por los negocios con el fútbol. 

"La Agencia Federal de Inteligencia es otro de esos lugares donde resulta difícil elegir a quién poner a cargo, porque hay poca gente con experiencia en inteligencia en la Argentina. No hay una escuela de jefes de espías", contó el ex mandatario. Una mega causa investiga si durante el macrismo se persiguió de modo ilegal a opositores desde, justamente, la AFI en manos de uno de sus mejores amigos. 

Sobre la decisión, Macri contó: "En ese momento Gustavo vivía en Brasil, y cuando lo convoqué, le mentí, piadosamente: le dije que lo necesitaba para intervenir la Asociación del Fútbol Argentino. Cuando llegó a Buenos Aires, le aclaré: 'Me equivoqué por una letra. no te quiero para la AFA, te quiero para la AFI'", describió. 

Con esa anécdota, no solo reveló cómo llamó a sus funcionarios, sino también cuál era la verdadera motivación del propio Arribas para volver al país: estar ligado al fútbol. Su destino sería otro: su mejor amigo lo pondría al frente del espionaje (¿ilegal?), un tema que hoy le causa muchos dolores de cabeza.