A raíz del discurso en la Asamblea General de la ONU por parte de la mandataria surgida del golpe de Estado en Bolivia, Jeanine Áñez, presidenta de facto de Bolivia, que denunció “un acoso sistemático y abusivo ejercido por el gobierno kirchnerista”, dos legisladores de Juntos por el Cambio dejaron en evidencia las distintas posturas que existen dentro del espacio opositor ante la postura argentina.   

Al respecto, el diputado Daniel Lipovetzky opinó sobre los dichos de Áñez. “Inadmisible acusación de la Presidenta de facto de Bolivia. Tengo diferencias con el Gobierno pero eso no implica guardar silencio ante una acusación motivada por el legítimo asilo concedido por Argentina”, expresó el legislador en su cuenta de Twitter.

Ante la postura de Lipovetzky, un diputado que responde a Elisa Carrió, Luciano Bugalo, salió a cruzar a su compañero de bloque. “Estimado colega, Evo Morales se fugó del Gobierno después de hacer fraude en las elecciones, primero” fustigó. 

Y justificó el golpe de Estado contra Evo Morales, argumentando que el expresidente “buscaba una re reelección, ilegal e inconstitucional, incluso después de un referéndum popular le había denegado volver a presentarse, generando una crisis institucional, política y social sin precedentes”.

En esa línea, hizo una defensa de la presidenta de facto a quien la calificó como “la sucesora constitucional al cargo, así que hablar de facto y golpe militar, es de mínima, irresponsable”.

Y cuestionó el asilo político brindado por el gobierno de Alberto Fernández. “Las denuncias de fraude y corrupción nos convierten en cómplices al brindarle un falso asilo político a un prófugo de la justicia boliviana, que en verdad es encubrimiento”, añadió.

Ante la fuerte denuncia por parte de la dictadura boliviana, el gobierno argentino publicó su respuesta. "La Cancillería argentina lamenta que en su intervención del día de hoy ante la Asamblea General de la ONU la señora Jeanine Áñez haya insistido en procurar involucrar al gobierno argentino, en plena campaña electoral, en la política interna del Estado Plurinacional de Bolivia," twiteó el ministrio de Relaciones Exteriores.

Y añadieron: "esperamos que la señora Áñez pueda concentrar su energía en la realización de las elecciones presidenciales libres y transparentes del próximo 18 de octubre."