A dos días de su última aparición pública, Diego Maradona, por pedido de sus seres queridos y su médico Leopoldo Luque, tomó la decisión de internarse en la Clínica Ipensa de La Plata donde se quedará "dos o tres días". Según informó Luque, descartó que la internación esté relacionada con el Covid-19, ni un problema de "serio de último momento".

"Lo ví como a Maradona cuando está malo. No acepta ayuda. Yo soy el médico. Hay veces que hay que invadirlo un poco más y este era ese momento", relató el médico que tomó la decisión de proponerle a Maradona internarse en la clínica. 

En conferencia de prensa en la puerta de la Clínica, Luque informó que Maradona "está acá porque quiso venir". En el mismo tono dijo que esta tarde no lo vió "como me gustaría verlo y como sé que él puede estar".

Acto seguido, le pidió al DT de el Lobo, "Vamos a una clínica para mejorarte un poco", a lo que el ex Barcelona y Napoli le respondió con "la típica 'dejame de hincha', hasta que me dijo 'vamos'", relató Luque. "Es un chequeo general", resumió. Consultado por la duración de la estadía de Maradona en el lugar, respondió que se quedará "entre dos o tres días".

Además, el médico personal no descartó que Maradona esté dirigiendo a Gimnasia de La Plata en el Estadio José Amalfitani el próximo domingo cuando enfrente a Vélez Sarsfield por la fecha dos de la competición local.  

El último viernes Maradona participó unos minutos de un homenaje que realizó el club Gimnasia minutos antes de enfrentar a Patronato por la primera fecha de la Copa de la Liga Profesional en el estadio del Lobo.

Esa tarde se lo había visto muy desmejorado, debilitado, con dificultades para levantar el brazo izquierdo y lo tuvieron que ayudar a caminar. Allí, recibió una plaqueta de parte del presidente de Gimnasia, Gabriel Pellegrino; del de la Liga Profesional, Marcelo Tinelli, y del de la AFA, Claudio Tapia, por su cumpleaños 60. Una vez que finalizó el homenaje, Maradona no se quedó a dirigir a su equipo y se fue al arrancar.