Diego Maradona fue internado por un dolor estomacal. Le habrían descubierto un sangrado mientras se realizaba los exámenes médicos de rutina para regresar a México, a donde trabaja como entrenador, y tendrá que someterse a una endoscopia en la clínica Olivos. Está estable.

En las redes sociales, algunos periodistas especularon con la posibilidad de que la endoscopia hubiera sido programada con antelación. Por el momento, la clínica no brindó un parte médico oficial. 

La semana que viene, Maradona volverá a México donde entrena a Dorados, un equipo de la segunda división. El año pasado, sus dirigidos quedaron cerca del ascenso gracias a la gestión del 10.