El manadtario de Basil, Jair Bolsonaro, fue internado de urgencia y, si bien aclaran que no se trataría de Covid, aclaran que será sometido a distintos tipos de estudios que no estaban programados.

El jefe de Estado está en una cama del hospital militar de Brasilia, según precisan los medios del país vecino y agencias internacionales. El cuadro -sostienen- no sería grave pero sí lo suficientemente importante como para cancelar toda la agenda presidencial y quedar en manos de los especialistas de la salud por unas 48 horas.

Los exámenes a los que será sometido el presidente de Brasil se deben a que ha padecido dolores abdominales y lleva 13 días con una crisis de hipo.

"El presidente, por orientación de su equipo médico, entró al Hospital de las Fuerzas Armadas, en Brasilia, este miércoles, para realizar exámenes para investigar la causa del hipo", dijo el comunicado de la Secretaría Especial de Comunicación Social. 

Bolsonaro, de 66 años, deberá estar "en observación, en un período de entre 24 y 48 horas, no necesariamente en el hospital", indicó la nota oficial. 

La internación provocó la cancelación de la cumbre entre los jefes de poderes que estaba prevista para hoy.

"El presidente sintió mucho dolor a las 4 de la mañana y la primera dama, Michelle, llamó a los médicos", contó el periodista bolsonarista Alexandre García, de CNN Brasil, ex portavoz del dictador militar Joao Baptista Figueiredo. Bolsonaro fue intervenido al menos cuatro veces en los últimos dos años, luego de haber sido víctima de un atentado en el estómago con un cuchillazo durante la campaña electoral de 2018.