El Gobierno lanzó una medida previsional que apunta a solucionar un gris en el mercado laboral, para quienes son juzgados como "grandes" para trabajar, pero a la vez considerados jóvenes para el retiro. Es una medida que beneficiará a alrededor de 20 mil personas. La mitad de los desocupados quedaron sin empleo durante el macrismo. 

La jubilación anticipada anunciada por la titular de la Anses, Fernanda Raverta, y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, está destinada a personas que ya cuentan con los 30 años de aportes requeridos, les faltan cinco años o menos de edad para jubilarse y se encontraban desocupadas al 30 de junio. Más de la mitad de los potenciales beneficiarios perdieron su empleo durante el macrismo. La decisión recupera la experiencia de una ley sancionada por la administración de Néstor Kirchner en 2004, reseñó El Destape. 

El mal desempeño del mercado de trabajo en el período de 2016 a fines de 2019 dejó en el desamparo a diferentes sectores de la sociedad. Según las estimaciones oficiales, 226 mil asalariados registrados del sector privado perdieron su trabajo, con una fuerte caída en el sector industrial en medio de la destrucción de miles de PYMES. Sumado a la crisis, durante el peor momento de la pandemia, otros 164 mil trabajadores formales también fueron despedidos.

La porción de ellos que cumple los requisitos planteados por el Gobierno (edad, aportes y estar desocupado) abarca a entre 20 mil y 30 mil personas, de acuerdo a las proyecciones de Anses. Información interna del organismo previsional, a la que accedió El Destape, indica que nueve de cada diez registran su última cotización bajo relación de dependencia y que en promedio hace más de tres años que no registran aportes.