Papelón. Hace unas semanas, cuando el gobierno nacional avanzó con cambios en el sistema previsional, desde Cambiemos "corrieron por izquierda" al oficialismo pidiendo que se deroguen las jubilaciones de privilegio. El argumento: mientras se suspendía la fórmula a jubilados no podían mantenerse los regímenes especiales que son favorables a un grupo selecto de trabajadores pasivos. 

Ahora, todo cambió. El jueves 27 la Cámara de Diputados tratará el proyecto de ley que reduce las jubilaciones de jueces y diplomáticos y el diputado peronista Sergio Massa confía en poder aprobarlo sin cambios con la ayuda de los bloques aliados. ¿Qué hará Cambiemos? Todavía no queda claro que si el macrismo apoyará o se pondrá en la vereda de enfrente. ¿Qué cambió en tres semanas?

De aprobarse la iniciativa peronista, los magistrados y funcionarios judiciales y los diplomáticos cobrarían el 82% móvil pero de un promedio de los últimos 120 salarios, o sea, un 60% inicial, similar a lo que perciben el resto de los jubilados. Además, sube un 7% los aportes. 

Mientras tanto, la mesa chica de Cambiemos, que incluye a los jefes (Negri de la UCR, Cristian Ritondo del PRO y Maximiliano Ferraro de la Coalición Cívica) y otras autoridades, definió pedirle a Massa que al plenario del miércoles cite a "la Asociación de Magistrados, a la Asociación de Fiscales, a los gremios de Poder Judicial". Hace semanas estaban seguros de la derogación, cuando el oficialismo no la proponían, ahora que está cerca, dudan...