La Asociación Judicial Bonaerense (AJB) rechazó la vuelta a la presencialidad en la provincia de Buenos Aires luego que la Suprema Corte dispusiera que todos los empleados debían volver a las dependencias laborales.

En este sentido, desde la AJB consideraron que la decisión de la vuelta a la presencialidad en la provincia de Buenos Aires se trata de una de “una decisión apresurada y sin el debido debate” con el sindicato.

“Es desacertada la decisión ya que se instala una idea equivocada de retorno generalizado cuando en gran parte de las dependencias no cumplen los requisitos mínimos para una presencialidad plena”, sostuvo el titular de la AJB, Pablo Abramovich.

Cabe señalar, que este martes la Corte emitió una resolución interna (Nº 1651/21) donde se determinó que, todos los empleados judiciales vacunados contra el coronavirus, con al menos una dosis, y aquellos que no se hayan inmunizado por decisión propia, deberán acudir a sus lugares de trabajo.

La normativa exime de la presencialidad a personas con inmunodeficiencias, pacientes oncológicos, trasplantados o a aquellas que en el lugar de trabajo no puedan garantizarles la distancia mínima de dos metros.

De este modo, desde la AJB indicaron que la Corte aprovechó “el contexto de reaperturas indiscriminadas producido en diferentes jurisdicciones en el marco del mejoramiento de la situación sanitaria”.

“Entendemos que el esquema de organización del trabajo fijado por la nueva resolución requiere ciertas modificaciones y también precisar algunos aspectos centrales de las medidas de cuidado que resulta necesario sostener con firmeza”, expresó el gremio.

A su vez, la AJB señaló que la decisión de la Corte “contraria la estrategia de vacunación fijada en la Argentina, que en esta última etapa priorizó completar las dos dosis de vacunación”.

Vale recordar, que el protocolo para la vuelta a la presencialidad en la provincia de Buenos Aires establece como requisitos que haya ventilación constante, distancia mínima de 2 metros y uso obligatorio de tapabocas.

“En ese sentido, el esquema ‘burbujas’ permitía un control del cumplimiento de esos requisitos que difícilmente pueda garantizarse con el nuevo régimen, lo que podría haberse resuelto con incremento gradual del aforo”, advirtieron desde el sindicato.