El Tribunal Oral Federal 4 de San Martín condenó hoy a prisión perpetua a cinco oficiales del Ejército que ocuparon altos cargos en la estructura de Inteligencia entre 1979 y 1980 por los crímenes cometidos contra 94 militantes de la organización Montoneros durante la Contraofensiva, de los que 70 permanecen desaparecidos. Roberto Bernardo Dambrosi, Luis Ángel Firpo, Jorge Eligio Bano, Eduardo Eleuterio Ascheri y Marcelo Cinto Courtaux fueron encontrados culpables como coautores de los delitos de privación ilegal de libertad, tormentos y homicidio.

En la sentencia no se incluyó al sexto acusado, Jorge Apa, ya que el Tribunal decidió la suspensión del proceso por 10 días para evaluar su estado de salud a partir de una presentación de último momento de su defensor.

Los jueces Esteban Rodríguez Eggers, María Claudia Morgese y Matías Mancini ordenaron revocar las prisiones domiciliarias y que las penas sean cumplidas en cárcel común, como habían solicitado la querella unificada de la Secretaría de Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, el Ministerio Público Fiscal y las querellas particulares.

"Histórico"

El juicio comenzó en 2019 e investigó por primera vez a toda la estructura de Inteligencia del Ejército, desde la Jefatura II del Estado Mayor del Ejército y el Batallón 601, hasta los responsables en Campo de Mayo, donde estuvieron la mayoría de las personas secuestradas. La querella consideró que se trata de un juicio y de unas condenas "históricas". 

Inicialmente había 9 imputados, pero fallecieron 3 durante el transcurso del debate: los ex oficiales de Inteligencia del Destacamento 201 de Campo de Mayo Carlos Blas Casuccio, Raúl Guillermo Pascual Muñoz y Alberto Daniel Sotomayor.

En los casi dos años de audiencias se escucharon más de 200 testimonios de sobrevivientes y familiares que pusieron en relieve la vida y militancia de quienes participaron de la Contraofensiva, así como el derecho a la resistencia a la dictadura.