Las persona estaban alojadas en un hotel y un comedor, desde comienzos de marzo, en La Quiaca y San Salvador de Jujuy. Vale destacar que todos habían ingresado al país de manera legal. 

Las 62 personas viajaron 30 horas de viaje en un micro donde no recibieron ni siquiera un kit de cuidado e higiene.

Ya en la Ciudad, autoridades del gobierno y el SAME reconocieron la situación e informaron que la justicia investigará qué fue lo que ocurrió y qué ocurrirá con ellos en función su situación migratoria. También se señaló que una mujer tendría fiebre, reseñó Página 12. 

Ahora, el gobernador Gerardo Morales dispuso que esas personas viajen a Capital Federal, donde no se sabe dónde quedarán alojadas. Diferentes organismos de derechos humanos interpusieron un recurso de amparo pero fue rechazada de modo exprés por la Justicia provincial, en manos de sectores muy vinculados al mandatario radical.