En un movimiento que se puede describir como insólito y polémico, ahora que es oposición Juntos por el Cambio presentó un proyecto para eliminar el Impuesto a las Ganancias, promesa que Macri realizó cuando era candidato a presidente y que luego no sólo incumplió durante todo su mandato sino que además hizo que más trabajadores terminen pagando ese tributo hacia finales de 2019.

Senadores de JxC impulsaron una iniciativa para terminar con Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia. “Eliminar este impuesto podría mejora la calidad de vida de los empleados, y a su vez daría un impulso a la economía y al progreso del país”, argumentaron desde el bloque.

Pablo Daniel Blanco, representante del macrismo en la Cámara alta, presentó esta mañana el proyecto de ley para borrar el impuesto, promesa que había realizado el gobierno de Macri pero que finalmente no concretó e incluso aumentó. Lo hizo acompañado por Luis Naidenoff; Mario Fiad; Stella Maris Olalla; Claudio Poggi; Silvia Elías de Pérez; Pedro Braillard Poccard; Silvia del Rosario Giacoppo; María Belén Tapia; Alfredo De Angeli; Víctor Zimmermann; Juan Carlos Marino y Eduardo Costa.

El proyecto ingresó por mesa de entradas y será la Dirección General de Comisiones la que defina a qué comisión se destinará, pero fuentes cercanas al legislador afirmaron que seguramente será despachado a la comisión de Presupuesto y Hacienda.

El senador fueguino Blanco afirmó además que la Argentina "está atravesando el peor momento económico de su historia, con índices de pobreza, según cifras oficiales del INDEC, de 40,9%, una economía que se desplomó un 19% y se perdieron tres millones y medio de puestos de trabajo”.

Los datos indican que, en 2020, pagan Ganancias los empleados solteros cuyo salario neto mensual supere los $55.261, mientras que en el caso de los casados, el tope es de $64.145, y para casados con dos hijos se eleva a 73.104 pesos. Para pagar menos impuesto, el trabajador puede informar, mediante el formulario 572 web, datos de los conceptos que pretenda deducir en el régimen de retención del gravamen, las percepciones que le hubieren practicado, así como también informar otros ingresos obtenidos en caso de pluriempleo.

“El gobierno nacional repite una y otra vez que hay que apostar al consumo interno, y para ello es necesario que los trabajadores cuenten con los fondos necesarios para impulsarlo. La realidad es que un trabajador en relación de dependencia sufre este impuesto a su salario desde 1974, año en que quedó para siempre y los sucesivos gobiernos nunca la eliminaron”, agregó el legislador macrista.

Blanco también planteó que si bien todos los gobiernos repiten hasta el hartazgo que el impuesto no puede ser eliminado porque la caída de la recaudación haría un daño muy grande a las finanzas estatales, eso es un error, ya que, según aseguró, "esa porción de impuesto retenido ingresaría de todos modos a las arcas del Estado por otras vías".

Lo que Blanco, Naidenoff ni nadie de JxC respondió, explicó ni reconoció en el proyecto ni declaraciones, es que Macri, en un spot de campaña de septiembre de 2015, prometió que este impuesto sería eliminado. Sin embargo, el tributo siguió vigente durante todo su mandato y, no sólo eso, sino que al finalizar su Gobierno dejó a más trabajadores pagándolo, aunque con montos levemente inferiores.

En concreto, Macri duplicó la cantidad de contribuyentes que pagan ganancias: en diciembre de 2015 -último mes del segundo mandato de CFK- eran 1,2 millones quienes lo tributaban, mientras que en agosto de 2019 lo hicieron 2,4 millones.

Fuente: Política Argentina