Ayer, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, reforzó su postura de no regresar a las clases presenciales en las localidades donde hay alta circulación del virus COVID-19.

En una entrevista en el programa “Hagan algo” por C5N el mandatario provincial fue consultado por Cynthia García sobre la decisión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y dijo que “hacer política con eso y correr riesgos innecesarios para llenar títulos de diarios no conviene”.

“Yo no lo voy a hacer, en los lugares donde hay alta circulación y riesgo no lo voy a hacer. Me parece que hacer marketing con esto es un error absoluto. En muchos países se volvieron a las calles y después se tuvo que retroceder con toda la pérdida que eso significa, con la ansiedad de los chicos, con la movilización”, expresó Kicillof.

“No es un tema para hacer política o partidismo, tampoco es para hacer presión. Me parece que hay que tomarlo con toda la seriedad que el tema habilita: es una movilización inmensa de gente. En 24 distritos donde hay baja circulación hablamos con los intendentes y con la comunidad educativa y vamos a empezar a preparar una forma de vuelta a la presencialidad limitada por las condiciones que hay y eso es que hay un virus", agregó.

E insistió: "Está demostrado que los chicos se contagian y que los maestros y todo el personal se pueden contagiar también, incluso los familiares que los llevan. Esto implica una movilización social que hay que hacerla en los lugares donde es factible y no se corra riesgos innecesarios”.

Esta semana, el gobierno de Larreta inició una campaña publicitaria sobre un posible retorno de las clases en Ciudad de Buenos Aires, aunque todavía faltan definir muchos detalles para hacerlo concreto. Por ahora, es un anuncio sin ningún tipo de contenido.