El gobernador provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció este viernes que a partir del martes próximo el Área Metropolitana del distrito "dejará el aislamiento para pasar al distanciamiento social". En ese sentido, Kicillof destacó que eso fue posible gracias al esfuerzo y la solidaridad de los y las bonaerenses.

"La situación que tenemos nos permite entrar a partir del martes que viene en una nueva fase en el Gran Buenos Aires: hemos decidido que vamos a dejar la etapa del aislamiento para pasar a la etapa del distanciamiento", informó.

"Tanto en el interior como en el GBA se está viendo una reducción en los casos", recalcó, y en ese marco "vamos a pasar a una política de reducir los contagios, lo que se llama aplanar la curva, a aplastarla".

"Si la cantidad de casos se sigue reduciendo, vamos a habilitar la semana que viene más actividades", dijo, y mencionó la gastronomía, gimnasios, actividades deportivas y la construcción privada, aunque aclaró que todo está supeditado a la dinámica de la pandemia. "Si la situación empeora, habrá que tomar medidas más duras; si se estabiliza, podemos ir relajando las restricciones", advirtió.

Respecto al interior de Buenos Aires, el mandatario provicial indicó que continuará el sistema de cinco fases, precisando que en Fase 3 hay 45 municipios, en Fase 4 hay 76 municipios y en Fase 5 hay 14 municipios; a ello agregó que "en los 26 municipios con riesgo bajo se están reanudando las clases presenciales".

En otros 82 municipios de riesgo medio se está avanzando en "actividades de revinculación" en el ámbito educativo, señaló el gobernador, y recalcó que en la nueva fase se buscará fortalecer las pautas de cuidado propendiendo a un "distanciamiento inteligente".

Consultado por la conversación de este viernes entre Fernández y Vladimir Putin, Kicillof destacó que "muy pronto vamos a tener una vacuna" y "vamos a poder empezar a terminar con esta pesadilla" luego de un plan de vacunación. Sin embargo, sentenció: "Nos espera un largo y complejo camino".