Durante la sesión en la Cámara de Diputados que iba a tratar diversos proyectos para frenar la crisis, el legislador de Unidad Ciudadana Axel Kicillof responsabilizó al gobierno del “desastre mayúsculo” que atraviesa el país en materia económica y destrozó las medidas de Cambiemos en materia energética. “Los resultados de las políticas tarifarias son los que habíamos previsto”, planteó y explicó: “Lo que vinieron a hacer con estas decisiones es dolarizar el precio de las tarifas, ignorando que la energía en la argentina proviene de explotación de hidrocarburo hecha en la República Argentina, en pesos”.

En ese sentido, completó: “Dolarizaron un servicio cuyo costo está en pesos y han generado unas ganancias escandalosas para toda la cadena de ese sector”. En el mismo tono, agregó: “Ganancias que no se han traducido en inversiones, ni en mejoras de servicio, ni en una mejora de los números de la producción y explotación, sino que simplemente se ha traducido en excedente que seguramente han tomado ese camino, que el presidente de la nación conoce muy bien, hacia los “Paraísos fiscales” y Panamá”, disparó Kicillof.

En otro fragmento, culpó al gobierno de haber generado un “desastre mayúsculo” en todo el tejido productivo de la Nación. “Hoy en la República Argentina nadie tiene ni la menor idea de qué le va a venir en la factura de gas”, lanzó. “No lo sabe un empresario, no lo sabe un trabajador, no lo sabe nadie. Están cobrando cualquier cosa, con el agravante de que después llevan a esta altura una devaluación del 300% haciendo este esquema impagable”, detalló.

En un tono más efusivo, sentenció que las materias primas que se extraen en el país “tiene que venderse en Argentina a costo argentino. Es una cuestión de soberanía y ustedes están liquidando la soberanía argentina, y de la peor manera, cobrándole a la gente lo que no se puede pagar”, denunció Kicillof.  

Por último, el ex ministro de economía pidió “Terminar esta locura ya”, y exigió que el oficialismo “tiene que sentarse a discutir lo que está haciendo fundir a nuestra industria y fundir a nuestra familia”.