A 82 días de haber asumido en el Ejecutivo provincial, Axel Kicillof lideró la Apertura de Sesiones de la Provincia de Buenos Aires. La situación de emergencia y las críticas a la gestión anterior estuvieron en el primer plano. "La propuesta que tengo para los y las dirigentes de la Provincia y la Legislatura es empezar a reparar el estado de abandono, recuperar lo que se ha perdido y trabajar para revertir esa situación que no merecen los y las bonaerenses", sostuvo el mandatario provincial apenas comenzó.

 “Hemos puesto nuevas prioridades”, dijo y diferenciándose de la gestión de María Eugenia Vidal, lanzó: “No vamos a contratar ONG’s consultoras, sector privado, para que arregle el estado de la provincia”, y remató: “Alcanza con la capacidad de los trabajadores del a Provincia para poner de nuevo a funcionar el Estado”

En otro fragmento, Kicillof anticipó que reclamará que la provincia sea admitida como provincia petrolera. “El petróleo crudo se produce en diez provincias de la Argentina, pero el 80% del petróleo se destila en la provincia, sale por los puertos lo que se exporta y es necesario encontrar un papel. Buenos Aires es socia del desarrollo de Vaca Muerta”, detalló.

Antes de finalizar, remarcó que este año, 2020, es el año del “bicentenario de la Provincia. En ese sentido, dijo: “Necesitamos que toda la dirigencia política y social, que todos los que somos parte de la Provincia logremos este año recuperar el orgullo de ser bonaerense, ponerlo arriba de todo

“Se ha dicho que la provincia es inviable, que es demasiado extensa y hay que dividirla. Que no se puede abordar… yo quiero decir que este es un buen año para que dejemos en claro que la provincia de Buenos Aires no solo es viable, es potente poderosa y grandiosa”, lanzó Kicillof y remató: “No la van a dividir, ni cortar, ni amputar, ni achicar”.