La ex ministra de Seguridad de la Nación y actual presidenta del PRO ensayó una insólita explicación para dar cuenta de un supuesto nuevo caso de delincuencia juvenil. "¿Creen que el chico que asesinó fue a la escuela e hizo zoom durante el año?" cuestionó Bullrich, dando ya por sentado que el chico de 15 años detenido es el asesino de Dimitri Amiryan y atribuyendo la delincuencia juvenil a la cuarentena que se impuso en marzo de este año tras la irrupción en el país de la pandemia de coronavirus.

En diálogo con LN+, Bullrich aseguró que "cuando nosotros paramos la escuela un año y vemos que hay chicos que no estudian ni trabajan y no hacemos nada, y les damos a algunos un plan social y nada más, no se obtiene ni un sistema penal ni tampoco un sistema real de contención. Lo que hacemos, en cambio, es convertir potenciales delincuentes", protestó Bullrich.

Y en ese sentido, continuó: "Para dejar de convertir a los jóvenes en potenciales delincuentes necesitamos cambiar las políticas sociales para que se encaminen hacia el trabajo y el oficio y, por otro lado, hacer saber que no es gratis asesinar a alguien. Un chico de 15 años sabe que no se puede matar".

"Cuando en 2019 presentamos la Ley Penal Juvenil nos dijeron de todo. Hoy Dimitri fue asesinado en Retiro, y uno de los detenidos tiene 15 años. ¿Cuántos ciudadanos tienen que morir para tratar la ley? No se dan cuenta de que hoy los únicos que están seguros son los delincuentes?", había asegurado más temprano la ex funcionaria del gobierno de Macri a través de sus redes sociales.

Bullrich habló de la urgencia de endurecer las penas contra los jóvenes. "¿Cuál es la teoría de la tolerancia cero? Cuando vos cometés el primer delito el sistema tiene que actuar, porque si no lo hace en ese momento deja que se arme la carrera delictual y, quien antes había robado, termina matando. Ese asesinato es responsabilidad de que no exista un proyecto como el que nosotros propusimos, no es casualidad", consideró la ex ministra.

Patricia Bullrich on Twitter

Fuente: Minuto Uno