La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) afirmó que se empezarán a realizar ejecuciones y embargos a aquellos contribuyentes que todavía no pagaron el Aporte Extraordinario y Solidario de las Grandes Fortunas

En este sentido, el organismo indicó que “con el objetivo de garantizar que todos los contribuyentes alcanzados por el Aporte solidario y extraordinario cumplan con sus obligaciones la AFIP inició más de 2500 fiscalizaciones”.

“Las personas que fueron notificadas a lo largo de las últimas semanas poseen patrimonios superiores a los $200 millones que omitieron completar sus declaraciones juradas e ingresar los pagos correspondientes”, precisaron desde la entidad.

Además, el alcance de esta decisión contempla a los casos donde se completó la declaración jurada pero no se canceló la obligación. De esta manera, se podrán hacer ejecuciones fiscales, embargos bancarios o la inhibición de bienes.

A pesar que, por el contexto de pandemia, la Afip decidió no aplicar estas medidas a empresas que realizan actividades críticas, en esta situación “se trata de personas alcanzadas por el Aporte solidario”.

Hasta el momento, el resultado de las tareas de control y fiscalización ejecutadas en todo el país, arrojó que los contribuyentes que ya presentaron sus declaraciones, hicieron el pago.

“El monto total generado por el Aporte solidario y extraordinario asciende supera los $230.000 millones, unos $7mil millones más que al vencimiento de fines del mes pasado”, informó el organismo que encabeza Mercedes Marcó del Pont.

Vale recordar, que la ley 27.065 que dispuso el Aporte Solidario a las grandes fortunas, se aprobó en diciembre de 2020 por iniciativa del diputado Carlos Heller, quien tuvo el apoyo del presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja, Máximo Kirchner.

Según lo establecido por la normativa, los destinos de la recaudación serán para el equipamiento del sistema de salud, a subsidios para micro, pequeñas y medianas empresas, becas Progresar, al Fondo de Integración Socio Urbana (FISU), entre otras cosas.

Respecto al análisis que realizó la Afip, la aceptación del impuesto fue exitosa aunque muchos contribuyentes decidieron presentarse en la Justicia para solicitar su exclusión del pago, donde algunos consiguieron medidas cautelares y otros el rechazo directo.