La diputada nacional del bloque CC-ARI Marcela Campagnoli consideró que “lo que está pasando en Bolivia es claramente un golpe de Estado aunque no como los que estamos acostumbrados”. “No es un golpe en el que toman el poder los militares pero claramente hay un quiebre institucional”, señaló la legisladora del espacio que lidera Elisa Carrió.

Pese a indicar que se trata de un golpe de Estado, Campagnoli remarcó la necesidad “mirar toda la película ya que el pueblo boliviano es la víctima de todos estos sucesos que no arrancan el 10 de noviembre sino cuando es desoído de un plebiscito, cuando se intenta una reforma constitucional y luego no se la respeta”. “Lamento terriblemente lo que está sucediendo en Bolivia porque uno tenía muchas esperanzas en Evo para contribuir a la equidad social”, expresó.

En cierta medida, justificó el Golpe. “Es lo que pasa cuando empiezan a jugar los personalismos. Cuando hay dirigentes que quieren perpetuarse en el poder. La democracia es alternancia y se la defiende todos los días”, añadió.

Campagnoli también cuestionó lo que indicó como una “doble vara” en el conjunto de legisladores de la oposición. “Me llamo ver carteles en la última sesión que decían Fuera Piñera y defendían la democracia en Bolivia”, señalo la diputada oficialista al recalcar: “La democracia se la defiende siempre, porque si un militar le sugiriera la renuncia al presidente chileno también sería un golpe institucional”.

Asimismo, señaló que “la actual presidenta interina (Jeanine Añez) no ha sido reconocida porque aún no se solucionó el problema con la otra senadora (Adriana Salvatierra) que estaba en la línea sucesoria”. Para la diputada argentina, “hay que esperar que se resuelva de la mejor manera y en paz”.

“Todos tenemos que aprender de estos sucesos y tenemos que estar atentos a que cuando se manifiestan este tipo de situaciones a poner el grito porque no nos olvidemos que Mussolini y Hitler surgieron de elecciones democráticas”, disparó.

“Por eso, - añadió Campagnoli - tenemos que estar atentos cuando hay dirigentes que tienen la intención de querer perpetuarse y cambiar nuestras instituciones”.

Sobre la postura del gobierno nacional y ante la negativa de Cancillería de considerarlo como un golpe de Estado, Campagnoli remarcó que “no hay que quedarse enganchados en las palabras”. “Si se usaba o no "golpe de Estado" no es importante. Por eso, Jorge Faurie fue prudente. De todas formas, ante los hechos que están pasando en Bolivia que estemos preocupados o no por lo que dijo Faurie no es tan importante. Lo que importa es solidarizarnos con el pueblo boliviano y abrir nuestras fronteras para que cualquier dirigente que este perseguido pueda alojarse en nuestro país. Las palabras son menores, consideró.

Fuente: Política Argentina