Tras la decisión de la Cámara de Casación para que se cumpla que Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi vuelvan a sus tribunales de origen, los jueces de la Cámara Federal Martín Irurzun y Mariano Llorens aceptaron la desvinculación de sus colegas del tribunal apelaciones y reordenaron el seguimiento de las causas que tramitan en ese fuero.

Según la acordada firmada por Irurzun y Llorens, aceptan que los dos jueces que habían sido trasladados irregularmente durante el macrismo a la Cámara ya no forman parte el cuerpo, y que ellos dos deben conformar la estructura de la Cámara, reseñó Ámbito. 

En ese marco, los camaristas ya establecieron un nuevo “mecanismo” para resolver las causas que estaban en poder de los funcionarios judiciales mal nombrados en esos cargos durante el macrismo.

De esa forma establecieron que las autoridades de la Cámara para este año serán como presidente Martín Irurzun y como vicepresidente Mariano Llorens. En la Sala I estará a cargo Llorens y en la Sala II quedará Irurzun.

En la decisión los jueces establecieron además que “debido a la actual composición del Tribunal resulta necesario, en lo que hace a la Sala I de esta Cámara, adecuar el procedimiento para los casos en los que corresponda la actuación unipersonal”, en tanto que “se mantiene dicho procedimiento para la Sala II del Tribunal, conforme viene desarrollándose hasta la actualidad”.