Según los propios informes de los partidos y agrupaciones políticas presentados hoy ante la Justicia Federal con competencia Electoral de la Provincia de Buenos Aires, en la última campaña bonaerense para la elección de diputado nacional, Juntos por el Cambio gastó cuatro veces más que el Frente de Todos.

En concreto, la lista liderada por Cristian Ritondo declaró egresos por $84.379.106.36, en tanto que la nómina que lleva por primer candidato a Sergio Massa expuso gastos por $16.710.422.22.

Además, de acuerdo a la información presentada, el oficialismo recibió $36.317.860 de aportes públicos, $33.572.668 de aportantes privados y $14.500.000 de transferencias de otros órganos o distritos.

De ese dinero declarado, $51.332.068 fueron destinados a publicidad electoral y otros $32.048.087 a gastos operativos, entre los que se destaca la impresión de boletas por unos $28 millones.

Entre los aportantes de la campaña oficialista figuran las empresas Nordelta ($835.000); Frigoríficos Gorina ($1.700.000); Sáenz Valiente Bullrich y Cía ($250.000) y Monasterio Tattersall SA ($150.000), entre otros.

Entre las personas que declararon aportes a Juntos por el Cambio se encuentran Alejandro Oxenford ($500.000), Carlos Kofman ($10.000), María Luisa Miguens ($600.000), Magdalena Vigil ($400.000) y Gustavo Adolfo Herrero ($500.000), entre otros.

Para el caso del Frente de Todos, los ingresos se conformaron con $16.194.059 de aportes públicos, $100.000 de aportes privados y $905.000 de transferencias de otros órganos o distritos, que en este caso corresponden a fondos provenientes del Frente Renovador.

En lo que respecta a los aportantes privados, solo se declararon cuatro colaboraciones a nombre de Germán Di Césare, intendente de Miramar ($40.000); Ariel Alberto Zugazua ($20.000); Luis Ángel García Martelli ($20.000) y María Eugenia Bove (20.000).