A dos años y medio de la desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado luego de una feroz represión de Gendarmería contra la comunidad Mapuche de la Pu Lof en Resistencia Cushamen, la familia del joven continúa peleando con la justicia en medio de un proceso que pareciera circular: La causa queda sin juez a cargo o vuelve a Gustavo Lleral. 

Este martes 28, la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, que había ordenado que se reabriera la causa, por tercera vez envió el expediente al despacho de Lleral, quien se había apartado del caso a pedido de la querella por falta de “imparcialidad”.

En un primer momento, el magistrado había dictaminado inexistencia de delito sin haber dado lugar a las medidas solicitadas por las querellas. Luego de conocida la decisión de la Cámara, la familia Maldonado publicó un comunicado en el que apunta que “el Poder Judicial sigue dando vueltas siempre en el mismo lugar y nos garantiza -con la nueva designación de Lleral- que no habrá un debido proceso”.

Para salir de este atolladero, la familia de Santiago solicitó la conformación de un comité de expertos para que lleve adelante las pesquisas, ya que, como dijo la cámara, la investigación está lejos de haberse cerrado: “Esperamos que el Poder Ejecutivo tenga la voluntad y la decisión política para avanzar en la conformación del grupo de expertos independientes a partir de nuestra expresa petición del 20 de enero de 2020”.

El comunicado completo de la familia Maldonado

En el día de ayer, 28 de enero de 2020, Leal de Ibarra, juez integrante de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, nos notificó su decisión de volver a designar como juez de la causa de Santiago al juez Lleral.

Luego de que la Cámara de Comodoro resolviera en septiembre de 2019 reabrir la causa, el juez Lleral se inhibió de continuar, argumentando que él no podía ser juez porque no sería “imparcial” ya que había decidido que no existía delito a investigar, pasando la causa al juez Sastre –de la ciudad de Rawson-, que también se inhibió con los mismos argumentos.

Sin embargo la Cámara de Comodoro no aceptó la inhibición del juez Lleral y lo designó nuevamente juez. Por eso el 27 de diciembre de 2019 debimos recusar al juez Lleral quien aceptó nuestra recusación al igual que la Cámara de Comodoro Rivadavia, pasando la causa a la jueza Parcio -de esta misma ciudad.

La jueza Parcio no aceptó su designación y la causa volvió a la Cámara de Comodoro quien resolvió -solo el juez Leal de Ibarra- volver la causa al juez Lleral nuevamente.

Desconocemos cuáles son las razones de la jueza Parcio para no aceptar su designación, quizás uno de los motivos que tiene, es haber aceptado ser la jueza de la denuncia presentada por la ex Ministra de Seguridad Patricia Bullrich contra la comunidad Mapuche de la Pu Lof en Resistencia Cushamen por falso testimonio y asociación ilícita, es decir que investiga a algunas de las personas que estuvieron con Santiago el 1 de agosto de 2017 al momento de su desaparición y quienes a la fecha continúan afirmando que vieron y/o escucharon cómo era detenido por Gendarmería.

Otro punto a tener en cuenta es la actitud del juez Leal de Ibarra -quien junto al Juez Irurzun están encargados de la oficina de escuchas telefónicas y que aceptó las escuchas ilegales a Sergio-, es que no le importe que el Juez Lleral afirme y reafirme que no será imparcial en esta causa, ni que tampoco le importe que haya sido recusado por Sergio Maldonado exigiendo que se designe un juez imparcial.

El juez Gustavo Lleral
El juez Gustavo Lleral

Por esto es que resulta imprescindible y necesario que se conforme un grupo de expertos independientes ya que el Poder Judicial sigue dando vueltas siempre en el mismo lugar y nos garantiza -con la nueva designación de Lleral- que no habrá un debido proceso.

Esperamos que el Poder Ejecutivo tenga la voluntad y la decisión política para avanzar en la conformación del grupo de expertos independientes a partir de nuestra expresa petición del 20 de enero de 2020.

Una vez más queda claro que el Poder Judicial es una trampa, un laberinto del terror sin fin, y que siempre son los mismos jueces los que van resolviendo arbitrariamente el recorrido.

Seguimos sosteniendo que luchamos en total desigualdad contra un sistema judicial que una vez más juega al desgaste y nos sigue negando el derecho de conocer la verdad a partir de una investigación seria, independiente e imparcial.

Pero hemos aprendido de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo a no cansarnos, a seguir, porque con Santiago están los 30.000, por él y por ellos vamos a sortear todas las trampas del sistema en búsqueda de verdad y justicia.

JUSTICIA por SANTIAGO!!!!! JUSTICIA por SANTIAGO!!!!!