El infectólogo del Hospital Muñiz y asesor presidencial Tomás Orduna aseguró ayer lunes que la nueva cepa de coronavirus detectada en Reino Unido “en principio no genera temor a cambios en la eficacia de los métodos diagnósticos ni de las vacunas”, aunque obliga a “aumentar la vigilancia de los sistemas científicos” y a redoblar los esfuerzos de prevención porque “lo más preocupante es el aumento de la facilidad de contagio”.

En ese sentido, el rector del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kiril Dmítriev, afirmó este lunes que la vacuna rusa Sputnik V tiene eficacia contra la nueva cepa del coronavirus registrada en Europa, y expertos europeos -reunidos ayer en Alemania- aseguraron que la nueva variante del virus "no tiene ningún impacto en las vacunas" que siguen siendo "igual de eficaces".

El sábado pasado las autoridades británicas alertaron sobre la presencia de una nueva cepa, que fue también detectada en Italia, Australia y Países Bajos, entre otras naciones.La variante, según estimaciones iniciales de los especialistas británicos, podría ser un 70% más contagiosa.

La noticia motivó el cierre de fronteras con Reino Unido y una cascada de bloqueos y cancelaciones en los transportes a nivel mundial desde y hacia las islas, tanto dentro como fuera de Europa, para detectar la propagación.

En América Latina las restricciones al tráfico aéreo se extienden por Argentina, Colombia, Perú y Chile, y hay gobiernos que aplazaron la decisión para hoy.

“Lo que en estas últimas 48 horas venimos escuchando de fuentes expertas es que en principio no hay temor a que vayan a ocurrir cambios ni para el diagnóstico ni para la eficacia de las vacunas”, dijo Orduna en declaraciones radiales.

El jefe de Medicina Tropical y del Viajero del Muñiz aclaró que lo que sí implica es “aumentar la vigilancia de los sistemas científicos para estar siempre seguros de que no se deje nunca de diagnosticar algo” con los métodos de detección que se están empleando, y que la vacuna siga siendo eficaz “ante la posibilidad de que esta nueva versión pueda reemplazar en muchos lugares del mundo a la cepa anterior”.

El especialista también aclaró que es habitual que “los virus mejoran su transmisibilidad con pequeñas cambios o mutaciones”, pero que estos cambios genómicos “no tienen que ver con su capacidad de dañar sino con la facilidad con que puede transmitir de un humano a otro”, lo cual “no deja de ser preocupante” por la sobrecarga del sistema de salud que se podría ver nuevamente tensionado.

En ese sentido, el infectólogo advirtió que el repunte en el número de casos en los últimos seis días es “el reflejo de lo ocurrido el fin de semana largo”, y sobre la necesidad de reforzar la prevención durante las reuniones de fin de año “que van a incluir a mayor población de riesgo que estuvo aislada durante el año”.

Fuente: Télam