Desde la sede de Azopardo el triunvirato de la CGT fijó su rechazó al acercamiento entre la Argentina y el FMI. El acuerdo pactado entre la entidad y el gobierno de Mauricio Macri incluye un ajuste de hasta 300 mil pesos del gasto público para el año que viene.  Los dirigentes de la CGT pidieron una reunión con la directora del Fondo, Christine Lagarde, quien llegó esta mañana a la Argentina para participar de la tercera reunión de ministros de Economía en el marco de la Cumbre del G20.

Por su parte, Juan Carlos Schmid, del triunvirato que comanda la central obrera, planteó que “El costo social va a ser gigantesco”, advirtió que “no va haber consenso social de parte de los trabajadores organizados” y agregó:  “Un ajuste de estas características va abrir un frente de conflicto infinito. Es prácticamente inviable llevar adelante un ajuste de estas características en un país que ya está paralizado y en recesión”. En la misma línea, Schmid explicó que el monto a recortar equivale al presupuesto de Ciencia y Tecnología durante ocho años o al del Ministerio de Salud por tres años.

Antes de finalizar el triunvirato de la centrar obrera adelantó que se reunirá con las autoridades del FMI en septiembre y concluyó con una crítica al discurso de Mauricio Macri: “El gobierno tiene que comprender que su palabra está más devaluada que el peso argentino, por lo tanto es importante que corrija el rumbo y llame a una gran reunión para poner orden”, concluyó.