El Gobierno porteño ya no hará su propio destino sino que trabajará junto a la provincia de Buenos Aires y la Nación para delinear las nuevas restricciones ante el avance de contagios. Recién esta noche habrá algún tipo de definición más certera, pero desde la calle Uspallata aseguran que algo más van a cerrar para frenar la circulación de personas. Dentro de las posibilidades, en las últimas horas se charló sobre la posibilidad de poner el foco en el fin de semana, momento de visitas familiares y amistosas, con mayores controles pero sin llegar a una fase 1.

La vuelta a una cuarentena estricta está completamente descartada por ahora, ni siquiera para períodos cortos de tiempo. La fase 1, como se la conoció en marzo del 2020, hoy parece imposible y buscarán mantener una fase 2 con la mayor cantidad de actividades remotas posibles o cerradas pero manteniendo la producción. Alberto Fernández echó por tierra la posibilidad de volver a restricciones totales y el Gobierno de Axel Kicillof se encargó de desmentir la idea. Eso sí, aclararon que acompañarán a los municipios que decidan tomar disposiciones más fuertes que las adoptadas por Nación y refrendadas por la administración provincial.

El caso de la Ciudad es diferente. Mantener todo como hasta ahora es algo imposible, más que nada porque el territorio porteño decidió no acatar algunos de los puntos estipulados por el Decreto de Necesidad y Urgencia nacional, como fueron las clases virtuales. Por lo tanto, seguir con las disposiciones como hasta ahora implicará, para la Capital Federal, avanzar con nuevas restricciones para ellos - pero no nuevas para la provincia, que sí las respetó desde el inicio -.

Desde el Gobierno porteño barajan varias alternativas dentro de las que se encuentran la suspensión de las clases presenciales. Elaboraron cuatro escenarios con diferentes niveles de virtualidad que nunca llegan al 100%. 

La Ciudad avanzará con nuevas restricciones pero aún no definieron cuáles. Se baraja la posibilidad de cerrar por completo la construcción, ya que ahora están permitidas las mayores a 2.500 metros cuadrados, o sumar cierres comerciales. También se barajó la posibilidad de volver a controlar los fines de semana, sin regresar a una fase 1 pero sí con menos libertades. De esto charlaron los jefes de Gabinete del AMBA - Felipe Miguel por la Ciudad, Carlos Bianco por provincia y Santiago Cafiero por Nación - junto a los ministros de Salud - Fernán Quirós, Daniel Gollan, Carla Vizzotti- pero todavía no definieron nada.

Desde la provincia aclararon que la clave pasa por los controles. Sin controles, ninguna disposición terminará de cumplirse. Por eso, a diferencia de las últimas medidas, esta vez volverá el trabajo mancomunado con la Ciudad y hoy seguirán con las conversaciones para delinear medidas conjuntas, para tomar como un todo y no de forma aislada.

Fuente: El Destape