El Gobierno porteño anunció este martes que el uso del barbijo dejará de ser obligatorio en los espacios al aire libre donde no haya aglomeraciones de personas, así como en los recreos de las escuelas como parte de las medidas ante una "evolución favorable" de la situación sanitaria del coronavirus y por el avance del plan de vacunación que alcanzó al 70% de la población con dos dosis en el distrito.

La decisión fue informada por el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, durante una conferencia de prensa que dio tras una recorrida por el vacunatorio de River Plate, en el barrio de Núñez, junto a parte de su gabinete.

En ese marco, detalló que a partir de mañana no será obligatorio usar el barbijo en los espacios al aire libre, en tanto su utilización permanecerá vigente en lugares cerrados y en los abiertos donde haya concentraciones de personas ya que aumenta el riesgo de transmisión viral.

Además, se permitirá a los alumnos de las escuelas porteñas que se quiten el tapaboca cuando salgan a los recreos escolares y al momento de realizar actividades al aire libre en los patios de los establecimientos; no obstante en el aula deberán tenerlo colocado.

Otra de las medidas que regirán desde este miércoles en la Ciudad contempla la eliminación de la toma de la temperatura que se efectuaba a la población antes de ingresar a espacios cerrados como escuelas o locales comerciales y que también fue adoptada como parte de los protocolos sanitarios para evitar contagios.

Por último, en el transporte público se retiró la restricción en torno a la capacidad máxima de pasajeros establecida para trenes, subtes y colectivos.Pero, al tratarse de espacios cerrados, se mantendrá vigente el uso del tapaboca y, a modo de recomendación, tener las ventanillas abiertas para optimizar la ventilación.