La Legislatura porteña sancionó el nuevo Código Contravencional con diversas modificaciones entre las que se destacan la imposición de multas y penas a quienes “ofrecen o prestan” servicios de estacionamiento en vía pública y que llega a días de arresto en el caso de que la actividad sea realizada por una organización de personas.

El proyecto fue aprobado tras un largo debate en la última sesión ordinaria del año, con 40 votos a favor y 20 en contra.

De esta forma, Cambiemos consiguió aprobar una ley que viene impulsando desde hace muchos años pero que hasta el momento no había logrado aprobar en el recinto por falta de apoyo del resto de los bloques.

Con estas modificaciones queda totalmente prohibida la actividad de los trapitos y los limpiavidrios en la vía pública. Lo que hasta el momento esta tarea era considerada una infracción solamente si se comprobaba que había una "exigencia" de dinero por parte de la persona que ofrecía ese servicio, ahora se multa y hasta pueden ir presos.

El nuevo Código establece, además, una pena agravada cuando esta contravención se realiza en grupo o de forma organizada, condenando de 5 a 15 días de arresto a los integrantes de esa asociación "y se eleva al cuádruple para los jefes/as y/o coordinadores/as".