César Cigliutti, presidente de la CHA, declaró que “en su página institucional la AAHITC expresa textualmente que las situaciones de riesgo incluyen en el segundo punto la actividad sexual entre hombres”.

“En la CHA recibimos constantemente denuncias de personas a las que no se le reconoció este derecho por el formulario de autoexclusión, tanto en hospitales públicos como en Obras Sociales y clínicas privadas. La respuesta que recibimos cuando denunciamos este acto discriminatorio es la misma: se rigen por las recomendaciones de la AAHITC que es la organización principal de referencia”, remarcó.

La grave denuncia de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) llegó a manos de la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta y de su par de Salud, Ginés González García. Aseguran que, en plena pandemia del coronavirus, la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (AAHITC) ejerce violencia y discriminación hacia la comunidad LGBTTIQ+ “por negar el derecho a donar sangre a las personas por motivos de orientación sexual, identidad de género y su expresión”.

Según destacaron, en 2015 y luego de años de denuncias, el entonces ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollan había firmado la Resolución N°1507/15 “que termina con la homofobia en el derecho a la donación de sangre, en una reglamentación más segura e inclusiva ya que establece las conductas de riesgo, que es un argumento científico frente a una visión prejuiciosa anterior en la que además, definían a las personas LGBTTIQ como población de riesgo”. Además, remarcaron que toda la sangre que se recibe deber ser testeada.

“Hace exactamente una semana nos llamó una persona gay, Nicolás de 23 años, denunciando que en una clínica no lo dejaron donar sangre para su padre por ser homosexual”, afirmaron. “Én el banco de sangre le dijeron que ellos se regían por las normas de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohemoterapia y Terapia Celular (AAHITC)”, aseguraron.

Fuente: Infocielo