La Corte Suprema de Justicia no dio lugar a los recursos presentados por la defensa de la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y el ex director General de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli; y ratificó la prisión preventiva dictada para ambos.

La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Corrección Federal, había solicitado la detención para la ex mandataria encuadrando la causa en las figuras de estorbo de un acto funcional, abuso de autoridad y encubrimiento agravado en la causa por el Memorándum con Irán. 

En contrapartida, una vez conocida la decisión, la defensa de CFK presentó un recurso de apelación que la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal declaró "inadmisible" por considerar que no se dirigieron contra una sentencia definitiva o equiparable a tal. Como la defensa interpuso varios recursos extraordinarios, pidieron la intervención de la Corte Suprema.

De esa manera, el máximo Tribunal conformado por los jueces Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y por la jueza, Elena Highton de Nolasco; determinaron que que no se dirigen contra una sentencia definitiva o equiparable a tal (conforme artículo 14 de la ley 48) y la desestimaron. 

Si bien no hay una fecha concreta, el tribunal oral Federal número 8 se encuentra en los preparativos del juicio oral. Por esa misma causa también procesaron a Parrilli; el ex secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zanini; la ex procuradora del Tesoro, Angelina Abbona; el ex funcionario del Ministerio de Justicia, Juan Mena; el diputado nacional, Andrés Larroque; el ex vicecanciller, Eduardo Zuain; el dirigente de la comunidad, Jorge Khalil; el dirigente social, Luis D'Elía; el ex titular de Quebracho, Fernando Esteche; y el agente de inteligencia Alan Bogado. Así también como el ex canciller Héctor Timerman, que falleció el 30 de diciembre.

Aunque fue votado por el Congreso, para el juez, Claudio Bonadio, la firma del memorándum con Irán fue un plan criminal del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para beneficiar a los iraníes acusados del atentado a la AMIA que tenían pedido de captura internacional.