Finalemente, la Corte Suprema de Justicia se expidió sobre un tema muy controversial socialmente. Esto es, el privilegio con el que cuentan los jueces argentinos en relación al impuesto de las Ganancias. Se sabe: los magistrado no pagan ese tributo. 

Hoy, la Corte decidió que los jueces que hayan asumido después del 1 de enero de 2017 deben tributar impuesto a las ganancias. Lo hizo al revocar una medida cautelar al respecto.

En su resolución de poco más de una docena de páginas, la Corte consideró que en su fallo la Cámara utilizó argumentos dogmáticos e insuficientes para admitir la procedencia de la medida solicitada por la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional y que, en consecuencia, su decisión fue arbitraria.

De esta manera, los nuevos magistrados pagarán el impuesto y seguirán quedando excluidos el resto de los jueces. Una medida a medias.