La Corte Suprema definió este martes otorgarle al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, la asistencia que solicitó ante los legisladores de la comisión de Libertad de expresión de la Cámara de Diputados. 

"Autorizar a la Dirección de Recursos Humanos del Consejo de la Magistratura a suscribir, a partir del día de la fecha y hasta el 31 de mayo del corriente año, los contratos a favor de 2 dos agentes -cuyas categorías presupuestuarias a continuación se detallan- para desempeñarse en el juzgado de Dolores: 1 Secretario de Juzgado 1 Jefe de Despacho", sostuvieron los supremos en la Resolución. 

La intervención de la Corte no puede dejar de leerse por fuera de la pelea que el Gobierno mantiene con el juez Ramos Padilla. Desesperado, el macrismo quiere echar al magistrado que investiga la red mafiosa que conduce Marcelo D'Alessio y que tendría vínculo con sectores de la inteligencia y de la justicia muy ligados a Cambiemos. 

Hoy, además, el Gobierno recibió otro golpe, ahora internacional. La asociación Human Rights Watch alertó por el ataque de Cambiemos contra Ramos Padilla. Un comunicado que difundió el director del prestigioso ente mundial, José Miguel Vivanco, se titula: "Argentina: Investigación contra juez amenaza la independencia judicial".