El presidente Alberto Fernández anunció este sábado desde la Quinta de Olivos, que la cuarentena continuará hasta el 7 de junio, inclusive. "Hemos logrado resultados interesantes", dijo y advirtió que "el lugar de mayor conflicto es Ciudad y conurbano bonaerense". 

Junto al jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de la Provincia, Axel Kicillof, el jefe de Estado advirtió que el coronavirus "entró a los barrios populares donde mayor concentración de gente existe", y precisó que se trata de la ciudad de Buenos Aires, Chaco, Córdoba y también el Gran Buenos Aires.

En ese sentido, dijo que el Gobierno "va a concentrar toda la atención y esfuerzo en esos barrios". Anunció que aumentará las cantidades de test, con el fin de identificar "exactamente donde está el virus". En la misma frase, alertó, “los casos van a subir porque ahora sabemos donde está el virus”. 

"Tenemos que garantizarle la salud y la tranquilidad. Quiero que confíen en nosotros, vamos a ocuparnos de cuidarlos", enfatizó Alberto Fernández, y adelantó que planea lanzar un segundo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). 

Antes de terminar, el presidente envió un mensaje a los ciudadanos de la región metropolitana. Anunció que los permisos para transitar caducarán y deberán reinscribirse para un nuevo permiso. "Vamos a volver al punto de origen", y anunció que sólo podrán ingresar a la Ciudad quienes practiquen un servicio o actividad esencial. 

"Queda mucho por delante. Hemos logrado, en un tiempo difícil de la Argentina, unirnos en el trabajo y unirnos por la mejor causa, cuidar la salud de la gente. Les pido que no aflojen, sigan trabajando", agregó.

"Sepan aquellos que están en las zonas más carenciadas que ahora, como dije el 10 de diciembre cuando asumí, los últimos serán los primeros. De ellos vamos a ocuparnos más que nadie. Porque son los que más están necesitando nuestro auxilio", concluyó el presidente.