En las últimas 48 horas, los trolls macristas salieron con una nueva operación, esta vez, para ensuciar a una persona que no puede defenderse. El Centro Wiesenthal instaló la versión de que Ramón Carillo, prestigioso primer ministro de Salud del país durante el peronismo, era un admirador de Adolfo Hilter. 

Luego, en las redes, los trolls macristas hicieron circular la versión con una lógica bastante nazi: "Miente, miente, que algo quedará". La "acusación" creció al trascender que la imagen del sanitarista estarían en los billetes de $ 5.000, que el Gobierno podría implementar. 

La versión es ridícula pero fue tal la operación del macrismo, que debió salir el presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Jorge Knoblovits, a aclarar el delirio. Desde la DAIA recibieron a Facundo Carrillo, nieto del ex ministro, quien además conversó con el resto de las autoridades de la entidad que es el brazo político de las instituciones judías de todo el país, entre ellas su secretario general, Alejandro Zuchovicki, y su tesorero Marcos Cohen.

Finalmente, la DAIA sacó un comunicado desmintiendo a los macristas que lograron su cometido: engañar (aunque sea por unas horas) a parte de la sociedad.