El juicio contra el falso abogado Marcelo D'Alessio sumó un capitulo insólito. Su defensa pidió su absolución e inmediata libertad y planteó que el acusado "Creó un personaje, se presentaba como abogado, economista, funcionario de la Embajada de Estados Unidos, miembro de la DEA y la AFI, para ofrecer servicios de analista", admitió su defensa. Al mismo tiempo, consideran que esa actitud no lo convirtió en "extorsionador" porque "no era creíble".

D'Alessio "creó un personaje, se presentaba como abogado, economista, funcionario de la Embajada de Estados Unidos, miembro de la DEA (Dirección de Control de Drogas) y la AFI (Agencia Federal de Inteligencia); se hacía pasar por alguien influyente con poder para ofrecer servicios de analista , admitió su defensor Santiago Finn en el alegato final del juicio por intento de extorsión al empresario Gabriel Traficante.

También inició su alegato final la defensa del suspendido fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone, que anticipó pedirá la absolución de la acusación como presunto partícipe necesario del hecho.

Sobre D'Alessio, el defensor Finn sostuvo que su cliente ofrecía un servicio y a cambio pedía cobrar dinero, pero que la acusación en su contra tuvo "carácter político". Para el defensor, no hubo delito porque "toda la locuacidad" de D'Alessio "estuvo destinada a convencer, no a imponer, en todo caso buscó engañar, pero no intimidar y era un ardid bastante burdo". El ​abogado sostuvo que "es posible que haya sido una persona que haya generado un magnetismo en sus interlocutores", pero indicó que esa actitud no convirtió al detenido en un "extorsionador".

El portal Página 12, detalló que el abogado de D'Alessio pidió a los jueces que absuelvan a D'Alessio y ordenen su inmediata libertad o, en todo caso, lo condenen a un mínimo de pena por intento de extorsión al empresario Gabriel Traficante, que permita su libertad condicional. 

La semana pasada, el fiscal federal Diego Luciani reclamó una condena de 5 años de prisión ante el Tribunal Oral Federal 2 que juzga un pedido de dinero a Traficante a cambio de no quedar involucrado en una causa judicial y evitarle un "escrache" mediático en noviembre de 2016.

En la causa que investiga una presunta red de espionaje ilegal y extorsiones a empresarios para no ser nombrados en otras causas judiciales, como la famosa "Causa de los cuadernos de Centeno", tambien se menciona al periodista de Clarín, Daniel Santoro, y al fiscal Carlos Stornelli.