"Nunca vi nada igual, nunca. Era un tipo que no pensaba en la gloria personal, pensaba en poder hacer feliz a los infelices", dijo el presidente Alberto Fernández en una entrevista radial. En ese momento no pudo seguir hablando porque se quebró su voz. 

"Cuando le pregunté a Diego por el gol a los ingleses, él me dijo que en el vestuario le había dicho a sus compañeros que en Argentina había mucha gente triste, que podía ser feliz con ese partido, que había que jugar por esa gente", describió Alberto.

"Eso no lo vi nunca, nunca. Fue un tipo que no pensó en la gloria personal, pensó en hacer felices a los infelices", siguió.