El histórico militante del peronismo Osvaldo Papaleo escribió una carta abierta a Alejandro Borensztein, hijo de Tato Bores. "Es duro ganarse el pan siendo columnista del Clarín de Magnetto. Además, ser gracioso, progresista, quedar bien con un patrón acusado de delitos de lesa humanidad", ironizó. La referencia de Papaleo tiene que ver con la apropiación de la empresa Papel Prensa, que la dictadura le regaló a Clarín y La Nación. 

Y siguió, durísimo: "Una patrona eludiendo ADN de hijos apropiados y, de paso, catequizar colocándose en una postura ética. Duro lo suyo, pero no menos infame". "Esta es la universidad del apriete (...) Pero conmigo se equivocó. No le va a salir gratis". 

En una columna en Clarín, Borensztein aseguró que Papaleo había sido un "alfil" de López Rega en los 70. "No lo conocí ni lo traté", contó. 

Y recordó que estuvo preso de la dictadura genocida, la misma que Clarín apoyó casi sin fisuras entre 1976 y 1983. "En 1977 me raptaron y pasé 9 meses en el campo de concentración clandestino de Puesto Vasco, donde fui torturado por ser el hermano de Lidia Papaleo de Graiver", aseguró . "Usted, con su mediocre humor, es funcional a los genocidas", agregó. 

Por último, aseguró que demandará al columnista de Clarín. "Nos vamos a ver en Tribunales. Quiero ver cómo se ha convertido en un miserable adulto, el ahijado del cubano de los prostíbulos que la Revolución Cubana expulsó".