Los resultados de la corrida cambiaria que azota a la Argentina desde abril, sigue impactando de lleno en las góndolas. Según el propio Indec, los precios minorista aumentaron durante septiembre un 6,5 por ciento superando la mayor suba en lo que va del año. Los rubros que encabezan el indice de aumento de la inflación son transporte, vestimenta y calzado y alimentos.

Si se toman los últimos doce meses, la inflación acumulada en el año asciende al 32,4 por ciento y trepa al 40,5 por ciento, muy lejos de los 15 puntos que corrijió y prometió el gobierno en el Prespuesto 2018. 

Para encontrar una inflación más alta hay que remontarse a abril de 2002, agregó Página 12, cuando la suba fue del 10,4 por ciento. Entonces Eduardo Duhalde estaba interinamente al frente de la presidencia y  la megadevaluación que determinó la salida de la convertibilidad impactó de lleno en los precios internos.

Desde la corrida cambiaria de abril, la harina duplicó su precio, el aceite subió un 60 por ciento, la manteca un 30 por ciento y el detergente, un 62 por ciento. Esta subas han implicado un derrumbe del poder adquisitivo del salario, de casi el 15 por ciento desde la asunción de Macri.