Se conoció que Patricia Bullrich, que no es funcionaria ni nada, viajó a Córdoba por un motivo personal con un pasaje pagado por el Senado de la Nación argentina. ¿Y la famosa transparencia?

Cuando se conoció el bochornoso evento, Bullrich explicó: "Fue un error, me mandé una macana", aseguró. 

E intentó explicar: "Fue un tema administrativo, yo no me entero de cómo son las cosas", dijo. "Fue una equivocación y lo voy a subsanar con devolver la plata", insistió incómoda. 

El PRO volvió a mostrar su hipocresía en relación a estos temas. Ese partido suele tener un planteo a favor de que "el ajuste lo haga la política" o cuestiones así. Sin embargo, sus acciones van por otro carril, como muestra el desempeño de Bullrich, quien no dudó en utilizar fondos públicos para su viaje personal.