En medio del violento golpe en Bolivia, que obligó al presidente Evo Morales a renunciar y a salir del país, el Estado argentino debió interceder para proteger a periodistas que se encontraban trabajando allí. El encargado de la gestión institucional fue el embajador Normando Álvarez García que dio una respuesta insólita cuando le preguntaron sobre la identidad de los trabajadores de prensa.

Tras las agresiones que sufrieron los periodistas de varios medios argentinos, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación debió interceder junto al Ministerio de Seguridad para velar por su salud física.

Álvarez García fue etrevistado por Eduardo Feinmann para obtener información sobre cómo había salido el procedimiento y conocer detalles del mismo.

Cuando el hombre fue consultado sobre los nombres de los periodistas que fueron asistidos por el servicio diplomático, respondió: "No sé cuales son, porque yo lo único que veo de Argentina es fútbol, a Boca y a Bendita TV". 

Ante la insólita respuesta, Feinmann aseguró: "Muy bien, se divierte".

Salieri de Nik on Twitter

En declaraciones a TN, el representante del gobierno en territorio boliviano explicó: "Yo había pedido que los argentinos no vinieran a Bolivia. La situación está muy difícil. Decía la verdad. Hay caos, anarquía, vacío de poder".

En este contexto, García Álvarez reconoció que no puede hacer nada por los argentinos en territorio boliviano: "Los cronistas argentinos están en la zona más álgida del conflicto. No puedo garantizar su seguridad". 

Fuente: El País Digital, El Destape