Una vez vencida la medida cautelar que lo abligaba a presentarse en Quito en el día de ayer, este martes la Justicia ecuatoriana dio lugar a la petición de la Fiscalía General de solicitar a la Interpol el arresto y extradición del ex presidente Rafael Correa. Lo acusan del formar parte del presunto secuestro de un ex legislador. Además, Daniella Camacho, jueza de Garantías Penales de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), ordenó la medida y confirmó que ya se emitió una circular roja de Interpol para su captura internacional.

Por su parte, el ex mandatario que gobernó Ecuador entre 2007 y 2017, ya había declarado desde el Consulado en Bélgica mediante videoconferencia en una vista voluntaria en la fase de investigación del caso. Correa rechaza cualquier participación, asegura que no existen pruebas sobre su presunta implicación personal en los hechos, y denuncia que es objeto de una persecución política y mediática.

Antes de conocerse la emisión de circular roja de Interpol, Rafael Correa se refirió en su cuenta de Twitter a la petición del fiscal Pérez:  "Fiscal puesto a dedo, vinculación sin ninguna prueba, jueza que se allana al desacato de la Asamblea Nacional, medida cautelar imposible de cumplir, etc. ¿Saben cuánto éxito va a tener esta farsa a nivel internacional? No se preocupen, todo es cuestión de tiempo. ¡Venceremos!", manifestó el ex presidente de Ecuador.