Yamila Cialone, la madre de Guadalupe Belén Lucero, la niña desaparecida en San Luis hace ocho días, se presentó en el Poder Judicial para ampliar su declaración tras haber recibido un llamado telefónico en el que, según indicó, habría “escuchado la voz” de su hija, dijo su abogado.

Pasado el mediodía, la mamá abandonó el edificio judicial en compañía de su abogado, Santiago Olivera Aguirre, quien en un breve intercambio con la prensa admitió que la mujer “había recibido el llamado” en el que supuestamente habría "escuchado la voz" de la niña como una prueba de vida.

La policía de la Provincia de San Luis y la brigada K9 de Santa Fe, iniciaron los nuevos rastrillajes y se disponían a volver a “peinar” el barrio donde desapareció la menor de edad, mientras solicitaban responsabilidad a la ciudadanía en el reporte de datos sobre su posible paradero.

El nuevo operativo responde al pedido desesperado de sus padres que fueron movilizados ayer por la tarde por un llamado anónimo que indicaba que la niña estaba en una vivienda del mismo barrio, en la manzana “R”, a pocas cuadras de donde despareció.

El suboficial inspector, Lucas Chacon, a cargo de relaciones Policiales dijo pidió hoy pidió hoy al comienzo del operativo “a la sociedad que sean responsable y que actuemos con la madurez que amerita el caso”.