La mayoría de los gremios docentes aceptaron la oferta salarial presentada por el Ejecutivo provincial, que estipula un aumento del 15,6 por ciento --para compensar el poder adquisitivo perdido en 2018- en dos cuotas. Además, acordaron incrementos trimestrales mediante una cláusula gatillo para la inflación de este año. El gremio que dirige Miguel Díaz,  UDOCBA, fue el único que lo rechazó.

De cara a las elecciones, la gobernadora María Eugenia Vidal cedió a los reclamos docentes en un intento por evitar que durante la campaña se repitiera el escenario de conflicto docente planteado a lo largo de todo el año pasado.

En consecuencia, la oferta salarial fue aceptaba por los sindicatos Suteba, FEB, Sadop, AMET, UDA y UPCN, mientras que Udocba la rechazó por considerarla "exigua".

Los dos sindicatos con mayor peso dentro del Frente de Unidad Docente plantearon un fuerte condicionamiento al acuerdo con la provincia.

Según detalló Párgina 12, desde Suteba formularon una serie de exigencias a la administración bonaerense:

* "Que se dejen sin efecto todos los sumarios por persecución laboral y sindical".

* "Que se homologuen los doce puntos del Acuerdo Paritario Nacional para que se garanticen escuelas seguras".

* "Conformación de una Comisión de Políticas Socioeducativas (comedores, transporte, becas, etc.)".

* "No descuento de los días de paro".

Además, el sindicato enrolado en la Ctera ratificó su adhesión a las medidas de fuerza convocadas por la CTA para esta semana. El miércoles los maestros realizarán "acciones distritales" para reclamar por la situación de los comedores, la infraestructura y las políticas socioeducativas. El jueves los docentes harán paro y participarán de la movilización nacional convocada por los distintos sectores de la CTA y también por la CGT.

Por su parte, la FEB, tras aceptar la propuesta salarial, expresó "su profundo malestar por los reiterados destratos por parte del gobierno de la Provincia de Buenos Aires hacia el colectivo docente", y también detalló sus condiciones, similares a las enumeradas por Suteba: que no se descuenten los días de paro; que se resuelvan los "graves problemas de infraestructura que afectan a cientos de edificios escolares"; que se aumenten los cupos en los comedores escolares ante "el crecimiento de matrícula por la crisis socioeconómica"; y "el cese de la persecución a directivos y docentes a cargo de instituciones educativas por adhesión a paros", entre otros puntos.

La recomposición salarial del 15,6 por ciento se empezará a pagar estos días: con los sueldos de marzo, los docentes recibirán una mejora del 5 por ciento (calculado sobre los montos de diciembre de 2017). Luego, con los sueldos de julio, percibirán el 10,6 por ciento restante. Al mismo tiempo se irán sumando cada tres meses recomposiciones por aplicación de la cláusula gatillo, según la inflación que registre el Indec. Estos ajustes automáticos serán liquidados con los sueldos de marzo, julio y septiembre y diciembre. El cronograma fue planeado por el gobierno para que la mayor parte del aumento se pague en los meses previos a las elecciones.